Nuestra manera de reaccionar ante las personas conflictivas puede mejorar la calidad del ambiente laboral para todos.

A continuación, algunas técnicas básicas para tratar con personas difíciles, analice cual puede utilizar usted según sea su situación:

1. Personas que siempre culpan a otras, incluido usted: Hágalas conscientes de ello diciéndoles: “¿Por qué siempre es culpa de alguien más?” Es probable que se rían de su comentario o que se enojen. Ambas reacciones son señal de que entendieron el mensaje.

2. Personas que se apropian de ideas o méritos ajenos: Esto puede ser difícil de probar, así que anote su nombre en todos los documentos que redacte. Si alguien le roba una idea en una junta, señálelo de inmediato, de ser posible con sentido del humor (asegurándose de no utilizar un “humor negro o mordaz”. Más tarde, hable en privado del asunto con esa persona y pídale que no lo vuelva a hacer.

3. Personas que no paran de interrumpir: No lo tolere. Dígale a la persona con voz firme: “Por favor, espera a que termine, ya tendrás oportunidad de plantear tu punto.”.

4. Personas que ridiculizan a otras: Póngalas en evidencia diciéndoles: “Estoy seguro de que tu intención no era avergonzarme, pero lo hiciste”.

6. Propagadores de chismes y rumores: Reclame cuando se trate de usted, o acuda al jefe, quien podría decirle al chismoso: “Andan corriendo rumores por ahí. ¿Podrías ayudarme a remediarlo?”

“Mientras más alto es el sentido de autoestima, mayor es la posibilidad de desarrollar relaciones saludables en vez de relaciones inefectivas.

Mayor es la tendencia a tratar a otros con respeto, benevolencia, buena voluntad y virtud cívica”.

Para manejar con personas con actitudes difíciles, es importante trabajar en desarrollar habilidades emocionales claves para no perder el control ante situaciones conflictivas o aparentemente injustas. A continuación, algunas habilidades emocionales que deben desarrollar los líderes y las personas que desean ser efectivas en su empresa o lugar de trabajo.